Condenamos los asesinatos de docentes y sindicalistas en México

      Comentarios desactivados en Condenamos los asesinatos de docentes y sindicalistas en México

El domingo 19 de junio policía y paramilitares abrieron fuego contra manifestantes en Nochixtlan, estado de Oaxaca (México) en el trascurso de las movilizaciones convocadas por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), con el resultado -todavía provisional- de al menos 8 muertos (docentes, simpatizantes de su lucha, y un periodista que cubría la manifestación), más de 100 personas heridas y varias más desaparecidas.

Condenamos dichos asesinatos y denunciamos la pasividad de los países formalmente democráticos que hacen la vista gorda ante la matanza de Nochixtlan. Las “democracias” occidentales en su día convalidaron el pucherazo electoral que imposibilitó que el candidato que ganó las elecciones, López Obrador, ocupara la presidencia de México.

Desde entonces el neoliberalismo todavía campa más a sus anchas en el país azteca, en ese contexto la educación pública -un logro de los procesos revolucionarios vividos por la sociedad mexicana en el siglo XX- ha pasado a ser vista como parte del botín a repartir entre las empresas privadas. El gobierno de Peña Nieto ha mostrado su empeño en privatizar la educación pública haciendo uso de una Ley de Educación que posibilita el despido masivo de maestras y maestros.

En ese contexto la CNTE convocó huelga indefinida a partir del 15 de mayo, con un seguimiento desigual en el conjunto del país, pero con un éxito casi del 100 % en los estados del sur (Oaxaca, Chiapas, etc.). Desde esa fecha varios cuadros sindicales de la CNTE han sido encarcelados -en la medida en que la huelga se mantenía en el tiempo y se extendía territorialmente-, al ser la represión la única respuesta del gobierno de Peña Nieto. En otro grado, ¿a qué os recuerda, eso de apostar por la educación privada concertada y la Ley Mordaza?…

La CNTE ha contado con la solidaridad de la sociedad civil organizada que agrupa a las capas sociales más populares, agudizándose progresivamente el conflicto, con cortes de carreteras en el medio rural, barricadas en las ciudades, etc. siendo cada vez mayor el desafio al gobierno, que ha procurado mantener el conflicto aislado en los estados del sur. Sin embargo, la matanza del domingo 19 de junio, ha extendido la solidaridad al conjunto del país, como lo atestigua la manifestación convocada para el próximo domingo, 26 de junio, por el conjunto de la izquierda en México Distrito Federal, con lo que el desafió a las políticas neoliberales va en aumento, y también al sumarse a las movilizaciones, otras organizaciones como el Frente Amplio Social Unitario, o la Unión Nacional de Trabajadores, haciendo que el conflicto no quede confinado a los estados del sur, donde desde sus inicios la CNTE ha contado con el apoyo explícito de los zapatistas del EZLN. Confiamos en que al menos el asesinato de las compañeras y compañeros de la CNTE y del periodista, sirvan para extender las movilizaciones y poner fin al saqueo de la educación pública mexicana, sería sin lugar a duda el mejor tributo que podemos rendirles.